Cuando los perfumes tocan la piel de las personas, el aroma se convierte en un olor único, en algo personal que te define ante el resto de personas. Es habitual que cuando te encuentras con alguien te comente lo bien que hueles o que tu amiga diga que ese olor le recuerda a ti. Sin embargo, llega un momento en el que tú ya no hueles tu propio perfume y te preguntas: ¿Por qué dejamos de oler nuestro perfume? ¿Sabes a qué se debe? ¡Sigue leyendo y no te pierdas ni un solo detalle!

¿Por qué dejamos de oler nuestro perfume? 

Si dos personas usan el mismo perfume nunca olerán igual. Puede que el aroma resultante en cada persona sea parecido el uno del otro, pero en cada una el olor se mezclará con su particular y muy personal química corporal. Esto es porque cada persona tiene un distinto nivel de pH en la piel y cada una genera una cantidad distinta de sebo y sudoración. Aunque, por supuesto, también influye la calidad de perfume que se utilice.

Si tienes la piel grasa debes saber que estás de suerte. Los aromas en este tipo de piel suelen permanecer durante más tiempo. En cambio, las personas de piel seca tienen la desventaja de que el aroma dura muy poco en su piel debido a que no se adhiere a la piel por falta de grasa. Para este último tipo de pieles, se recomienda aplicar previamente alguna loción corporal o crema hidratante, y sobre todo, escoger un perfume que tenga un alto porcentaje de aceites esenciales como los que puedes encontrar en nuestra tienda online.

Pero si te sigues preguntando: ¿Por qué dejamos de oler nuestro perfume? Otra razón muy simple es la costumbre. El sentido del olfato tiene un papel muy importante en esta labor. Ya que si nuestra nariz está continuamente oliendo el mismo aroma, se terminará acostumbrando a él, y llegará un punto en el que lo deje de percibir.

Por eso, si quieres evitar esta situación, te recomendamos ir alternando los perfumes con el fin de que nuestra nariz no se acostumbre a un mismo olor. La idea es dar a nuestra nariz diferentes aromas para hacerla trabajar.

Cuánto dura un perfume en nuestra piel

Hay veces que compramos perfumes de grandes firmas pensando que nuestro aroma favorito tendrá un fijador muy potente. Pero muchas veces esto no pasa, porque la duración de un perfume no depende completamente de sus componentes. Depende de muchos otros factores, como de nuestro pH corporal o nuestro tipo de piel.

Cómo hacer que un perfume dure más tiempo

  • Elegir las partes del cuerpo que generen más calor como el pliegue interior del codo, el cuello, la parte anterior de la rodilla, el pulso de la mano, detrás de las orejas, el escote y en el cabello recién lavado.
  • Aplicar productos con el mismo aroma, como un gel de ducha, una crema corporal o un desodorante. Para ello puedes comprar una crema corporal sin aroma y añadir unas gotas de tu perfume favorito.
  • Rociar el perfume a unos 15 cm del cuerpo y dejarlo secar por sí solo, sin soplar.

 

Ahora ya sabes por qué dejamos de oler nuestro perfume, así que es el mejor momento para ampliar tu colección con algún perfume más.