El lienzo sobre el que ponemos el perfume, es decir, la piel, no es un material 'virgen' e igual en cada persona. El grado de grasa, los distintos niveles de ph y otras cuestiones como la abundancia de sudor o los productos que usemos sobre ella demuestran que el perfume huele diferente según la persona.

Si te has preguntado alguna vez por qué un perfume huele distinto en cada persona o incluso por qué un perfume huele distinto en la misma persona según el momento, debes entender que estos factores indicados son los máximos responsables de ello.

perfume-huele-diferente-cada-persona

El ph de la piel

Entre la dermis y la epidermis, que son las capas más externas de la piel, encontramos un tejido que recibe el nombre de manto ácido. Se trata de una sustancia que tiene la función de proteger el interior de tu cuerpo.

Este manto puede ser más o menos ácido, y esto afectará de una manera significativa a la hora de comprobar que un perfume huele diferente según la persona. Lo ideal sería mantener un ph ligeramente ácido -en torno a 4.5 y 5.5 grados- para que el perfume se fije en la piel con mayor fidelidad al aroma original.

El peor escenario posible en este sentido es el de las pieles secas, que presenta un ph alcalino, por lo que es muy complejo que el aroma se fije. En estos casos conviene apostar por perfumes más fuertes, con el objetivo de que el cuerpo retenga lo máximo posible.

Otros productos

¿Usas lociones hidratantes? ¿Geles de baño especialmente olorosos? ¿Algún tipo de aceite corporal? Todo ello influye y puede responder a la pregunta de por qué un perfume huele distinto en cada persona.

Al igual que las propias fragancias, los productos cosméticos interactúan con el ph de la piel y sus aromas quedan en ella. Estos olores se mezclan con las esencias que utilizas como perfume, creando nuevas mezclas que dan lugares a olores sutilmente distintos.

También podremos observar cambios en la fragancia de nuestros perfume favorito dependiendo del momento en que se use. Por ejemplo, es posible que se perciban cambios si se pone justo después de la ducha, cuando la piel está todavía húmeda y los poros abiertos o si lo hacemos al momento de levantarnos de la cama.

Nuestro consejo es que, una vez elegido el perfume ideal para ti, lo utilices en distintas circunstancias de las citadas para ver qué resultados da, y así poder decidir cómo ponerlo sobre tu piel para obtener los mejores aromas.